La tecnología ha sido clave en estos momentos de crisis
Por: César León En: abril 29, 2020

El coronavirus ha obligado a las empresas a reinventarse y encontrar alternativas para continuar operando. Un análisis de Eliseo Barcas*.

Ninguna empresa pudo en sus proyecciones contemplar una crisis global de la dimensión de la que estamos viviendo. Todas nos hemos tenido que reinventar de diferentes maneras para dar soluciones rápidas a las necesidades actuales y todas hemos tenido que mirar nuevas formas para continuar operando. Sin embargo, muchas hemos invertido desde siempre en la innovación, desarrollo y tecnología, lo que nos ha permitido funcionar con metodologías eficientes y oportunas.

Por eso, la invitación es a pensar en la industria 4.0 que está hoy más vigente que nunca. La nueva revolución industrial que se desarrolla basada en la producción inteligente, la digitalización, la nube, el internet de las cosas y las soluciones inteligentes tanto para las fábricas como para el perfeccionamiento de los procesos, ha sido vital para que industrias como la de alimentos y bebidas que tienen que estar más fuertes que nunca, puedan seguir funcionando.

Este nuevo enfoque permite cumplir con las exigencias del mercado y de los consumidores en estos momentos de crisis, como es, por ejemplo, el mejoramiento de la seguridad alimentaria para evitar cualquier tipo de riesgo y para dar garantías a quienes regulan y acceden a los productos.

Conectarse para poder acceder a los datos, convertirlos en información relevante y utilizar esa información como parte de la estrategia de negocio, en momentos de distanciamiento social, teletrabajo y cierre de países completos, se hace muy útil para seguir produciendo, cuidando al máximo la salubridad y la cadena de alimentos y soportando soluciones para la crisis sanitaria mundial.

Todo esto se puede utilizar en diferentes opciones tecnológicas dependiendo de la estrategia requerida que van desde la inteligencia artificial, la realidad aumentada, la robótica avanzada, la integración de sistemas, la simulación y la analítica del Big Data.

El aprovechamiento correcto de cualquiera de estas tecnologías puede dar un valor importante. Para optimizar la industria 4.0 se debe analizar cada área del negocio y una vez se identifique en donde concentrar los recursos, se debe repensar el negocio para construir un plan de evolución digital.

Como las buenas experiencias hay que contarlas, quisiera compartir que gracias a la realidad virtual hemos logrado que ingenieros y técnicos de las diferentes industrias y fábricas que atendemos, puedan acceder a recursos tecnológicos para que cualquier problema pueda ser resuelto en tiempo real, por un experto, que incluso está sentado a miles de kilómetros de distancia. Por ejemplo, al ponerse un HoloLens, gafas de realidad virtual creadas por Microsoft, un ingeniero de mantenimiento puede ver una pieza de maquinaria que está al otro lado del mundo y explicar a un ingeniero en el punto de atención, que debe hacer. Hemos visto que la realidad virtual no solo reduce costos y aumenta la velocidad de respuesta en el mantenimiento de tecnología de avanzada, adicionalmente evita los desplazamientos y contacto directo que está siendo tan crítico en estos momentos.

Nuestro aprendizaje ha sido que debemos invertir cada vez más en desarrollo, tecnología e innovación pues esta crisis nos enseñó que hay que estar lo más preparados posibles para siempre garantizar funcionamiento, protección de los alimentos, cadenas de abastecimiento andando y disponibilidad de productos seguros en cualquier parte. Lo interesante es que este ha sido nuestro propósito como compañía desde nuestra fundación.

FUENTE: DINERO