La importancia de los contenidos en el sitio web
Por: César León En: enero 17, 2020

Analizamos en este artículo algunos de los aspectos a tener en cuenta en la generación de contenidos para su uso en Internet, así como una serie de pautas básicas a seguir para la redacción de contenidos digitales, orientándolos tanto a los usuarios como a los buscadores.

La importancia de ofrecer contenidos de calidad en los sitios web se basa en dos razones fundamentales: obtener un mejor posicionamiento en buscadores y facilitar que los usuarios que acceden a una página, y buscan algo concreto, encuentren información de calidad que cumpla sus expectativas y estos permanezcan en la página y naveguen por ella durante más tiempo.
Hay que tener en cuenta que los contenidos en Internet no solamente hacen referencia a los textos publicados en blogs, foros, redes sociales o sitios de opinión, también pueden ser datos (obtenidos de bases de datos accesibles a través de Internet) o gráficos (imágenes, vídeos, ilustraciones, animaciones, 3D, descargables).

Además, el contenido de un sitio web es todo lo que incluye algún tipo de descripción o información: su arquitectura web (árbol de navegación), las etiquetas de una página , una home de la empresa con su banner promocional, su catálogo de productos, enlaces internos, etc.

Desarrollar contenidos para páginas web implica utilizar una serie de reglas que permitan un buen posicionamiento, ya que si analizamos la fórmula que utiliza Google para posicionar un sitio web, nos daremos cuenta de la importancia que este buscador le da a aspectos como la originalidad, la adecuación de los contenidos a las palabras clave utilizadas para posicionar la página, el grado de actualización, la popularidad o la relevancia, etc.

Analicemos algunos de los aspectos a tener en cuenta en la generación de contenidos para sitios web:

Los textos se elaboran por personas y deben redactarse para interesar a personas, no a robots. Por lo que deben ser originales, legibles, aportar valor y ser de calidad. Google modificó a principios de año su algoritmo para que la calidad de los contenidos de un sitio web sea tenida en cuenta en el posicionamiento. Acciones como el uso indiscriminado de palabras clave en los textos, añadir cientos de enlaces sin relación entre sí o copiar contenidos de otros sitios, comenzaron a penalizarse. Recientemente, los responsables del buscador anunciaron un nuevo cambio en el algoritmo de búsqueda, que ahora también da relevancia a los enlaces más recientes en caso de búsquedas sobre acontecimientos o temas recientes.
Los contenidos de calidad deben ser generados por especialistas en los temas que abordan. El uso de redactores especialistas implica mayor coste y también mayor relevancia de los contenidos gracias al reconocimiento de los usuarios. Sin embargo, el mayor especialista de un negocio y de sus productos suele ser su promotor, así que ¿por qué no compartir con nuestros clientes los conocimientos que más les interesen?
Los contenidos deben estar orientados a un público y a objetivos específicos, que determinarán su formato, vocabulario, longitud o profundidad. Esto implica que también los redactores deben conocer las herramientas más adecuadas para cada público y objetivo, con el fin de conseguir unos buenos niveles de conversión. En una tienda online, la conversión se mide en ventas.
La innovación, la creatividad y la aplicación de las tendencias actuales son imprescindibles para mantener el interés de nuestros visitantes. Acompañar los textos con promoción en redes sociales o prever el uso de estos contenidos en terminales móviles son algunas de las tendencias actuales.
La escritura en Internet debe respetar la gramática y la ortografía del idioma. Aunque se pueden utilizar acrónimos para muchos conceptos, ya que la interactividad permite enlazar con su definición, se recomienda no abusar de ellos.
Por otra parte, ofrecer contenidos de calidad en una página web persigue hacer de ese sitio una web usable y accesible, con contenidos fáciles de leer, incluyendo pocos elementos de distracción o bloqueo a la navegación de los visitantes, así como ofrecer un sistema de navegación intuitiva acorde al comportamiento de los usuarios.