Hasta hace un mes, la vida laboral para muchos era rutinaria.
Por: César León En: mayo 4, 2020

Covid-19, el impulso para acelerar la adopción de tecnología

Hasta hace un mes, la vida laboral para muchos era rutinaria.

Pero desde que los gobiernos de todo el mundo comenzaron a exigir a las personas que trabajen desde su hogar en un intento por frenar la propagación del nuevo brote de coronavirus, la nueva norma ha visto a los hogares convertirse en oficinas temporales y muchas actividades comerciales que cambian en línea.

Como resultado, las empresas (gobierno, comercio minorista, finanzas, bienes raíces, salud y educación, entre otras) han recurrido a herramientas digitales para respaldar esta nueva forma de trabajar. Desde conferencias canceladas hasta cadenas de suministro interrumpidas, ningún rincón de la economía global es inmune a la propagación de COVID-19.

En un extremo del espectro, hay organizaciones que implementan tecnologías por primera vez para ayudar a hacer frente al nuevo entorno de trabajo. Y luego hay donde el concepto de confiar en la tecnología para las actividades comerciales en línea no es tan extraño.

Es probable que los desafíos derivados de la propagación del nuevo coronavirus aceleren el uso de las tecnologías y herramientas existentes y nuevas a medida que millones de personas se ven obligados a trabajar desde el hogar y la conectividad digital se aferra aún más a los hábitos cotidianos.

Para algunos consumidores, esto puede ser un comportamiento totalmente nuevo (como comprar alimentos en línea por primera vez), mientras que para otros puede significar un mayor uso en línea o la incorporación de nuevas tecnologías, herramientas y software.

La situación mundial actual, producto de la propagación del Coronavirus (COVID-19), nos lleva a replantearnos cómo será la sociedad del futuro frente a este escenario que irrumpió la cotidianidad y nos impulsó a realizar cambios acelerados en la forma de consumir y relacionarse, con el fin de preservar la salud de la sociedad y continuar produciendo frente a una desaceleración de la economía.

Sin duda la tecnología juega un rol fundamental en este nuevo paradigma que se da a nivel laboral, educacional y relacional. La digitalización de la sociedad pasó a ser indispensable para que el mundo continúe girando, hoy nos encontramos frente a un nuevo escenario impensado semanas atrás, donde el proceso de transformación digital ha permeado rápidamente a las personas en todos sus ámbitos.